Webs Amigas

 

Suscríbete al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

 

 

 

Suscríbete al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

Luego de tu Paseo por Zapatoca, te espero en CORREVEDILE
Somos lo que pensamos que somos
Por: Jairo Cala Otero
Remitido por: Miguel Angel Gómez

"Soy una inútil", escribió varias veces en una hoja de cuaderno, la hija de una señora que había acudido a una conferencia que yo pronunciaba. Al voltear la hoja pude leer otra frase, tan contundente y peligrosa, como la primera: "Soy una idiota". También estaba repetida tantas veces como el pedazo de papel las soportó.

 

La madre estaba perpleja. Quería que yo le diese mi opinión sobre el pensamiento de su hija, que no alcanzaba los 18 años de edad y cursaba estudios secundarios. En los rasgos de su caligrafía podía traslucirse un sentimiento de soberbia; parecía estar atravesando una de esas crisis que suelen enfrentar los muchachos.

Además de las dos severas sentencias - atentatorias contra su autoestima- la joven no comprendía que se había programado mentalmente para hacer de su vida un sendero infernal. Eso le dije a su progenitora. Me extendí en pormenores; tanto que me llevó casi una hora analizarla situación.

Al cabo de aquella sesión vine aquí a escribir estas líneas. Y creo que hace falta que también usted, amable lector (a), sepa lo que ocurre cuando usamos ese tipo de lenguaje respecto de nosotros. Toda palabra que pronunciamos es el reflejo de un sentimiento.

Y todo sentimiento es aquello invisible, pero poderoso e inocultable, que abrigamos en lo profundo de nuestro ser. Lo que decimos (tanto de nosotros como de otras personas) refleja lo que pensamos y sentimos. Esos "decretos mentales", como son llamados, cobran dimensión exacta de lo que significan. Lentamente se convierten en realidad. De tal suerte, nos destruyen o nos elevan a dimensiones superiores.

Muchas personas usan, a diario, afirmaciones que lastiman su amor propio; y que degradan su condición de seres humanos creados por una Inteligencia Divina (por tanto, hechos a su imagen y semejanza).

Quizás incurren en ello por ignorancia de lo que acontece con sus aseveraciones verbales. O quizás lo sepan pero lo olvidan al caer presas de algún arranque de soberbia o de frustración. Sea cual fuere el caso, lo cierto es que se programan erróneamente. Y cuando los resultados de tales decretos destructivos se vuelven realidad, aquellas personas se escandalizan.

¿Por qué me ocurre esto a mí?, preguntan. ¿Qué habré yo hecho para merecer esta desgracia?, sostienen. ¡Nadie más que ellas mismas han auspiciado que esa nueva situación ocurra!

No saben -u olvidan- que las palabras tienen inmenso poder; son mágicas. Se convierten en materializaciones en torno nuestro, con el paulatino correr del tiempo. Porque toda palabra equivale a vibraciones de magnitud negativa o constructiva, según su significado, que se entremezclan con la gran energía del Cosmos, al que todos los humanos estamos conectados.

Al producirse las repercusiones de sus vibraciones correspondientes, se transforman en hechos reales. A eso se añade la fe que dichas personas tienen respecto de sus afirmaciones; lo creen y lo ven cumplido. ¡Parece teoría inverosímil! Pero así es. ¿Quiere hacer la prueba?

Sabido todo esto, ¿no es más inteligente tener cuidado con las palabras que pronunciamos a diario? ¿No sería más prudente y conveniente para nuestro futuro emplear sólo expresiones afirmativas que denoten optimismo, entusiasmo por la vida, gratitud y reconocimiento? Estoy convencido de que sí. No han sido pocas las situaciones que he visto tomar forma a mi alrededor por mentalizaciones equivocadas del pasado, tanto en mí como en personas cercanas a mi vida.

Somos, definitivamente, lo que pensamos que somos. Si vivimos convencidos de que no merecemos las mieles del éxito; que estamos condenados a cargar con un fardo de desgracia sobre nuestra mente y nuestros hombros, ¡eso será lo único que podremos exhibir como fruto de nuestra existencia! En tanto, los demás, los que piensan con optimismo y se enfrentan a los retos del mundo, producen cosechas suculentas porque sus mentalizaciones han sido creativas respecto de sí mismas.

¿Está usted dispuesto(a) a modificar aquello que deba ser modificado si acaso su pensamiento es autodestructivo? O ¿proseguirá usted en el empeño de causarse más daño para después echarle la culpa a los demás de lo que le ocurra? El destino está en su mente; el hoy y el mañana son ondas sonoras que vibran ahora, en cada pensamiento y en cada palabra que pronuncie sobre usted mismo.

 

AMERICAN RENTAL CAR

Suscríbate al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

Suscríbase al GRAN BOLETÍN DE AMIGOSCada 15 días te enviamos a tu correo los nuevos temas de ZAPATOCA.COM, con regalos, con sorpresas y con el cariño ZAPATOCA que llega a más de 10.000 suscriptores activos.

Llena con tus datos el siguiente formulario y de inmediato recibes un correo que te invita a CONFIRMAR que solicitaste la suscripción, mediante un clic en un enlace que aparece en el mensaje. Asegúrate de escribir correctamente tus datos, en el siguiente formulario.

En cada boletín que recibes, en caso de que NO quieras seguir recibiéndolo, conservas el derecho de DARTE DE BAJA de manera automática y sin trámites molestos. De nuestra parte, procuraremos que su contenido sea agradable para conservar la oportunidad de que no te desuscribas.

Si no entiendes la palabra anterior, click aquí
:
:

Powered by GetResponse email marketing software

 


ANUNCIE SU EMPRESA EN EL GRAN BOLETÍN DE AMIGOS


Queremos Ayudarte a Encontrar lo que Buscas

 Si llegaste al presente tema mediante la búsqueda en Motores (Google, Yahoo, Live, Altavista, etc.) y no te satisfizo lo que acabas de ver, para tu comodidad te brindamos a continuación el Buscador de Google. Échale un vistazo a las Webs Amigas que en ocasiones también pueden tratar el tema que estás buscando.

Gracias por tu visita a ZAPATOCA.COM. Esperamos que haya sido de tu agrado y esperamos tu pronto regreso.

Google
 
 

Antiguo Parque de Zapatoca Parque Actual de Zapatoca visto desde una de las Torres de la Iglesia de San Joaquín (2008) Saulo Toledo Plata, Presidente EULALIA SERRANO ARDILA, Tesorera LIBARDO LEÓN GUARÍN, Fiscal CÉSAR ARDILA GÓMEZ, Vice-Presidente MARIO GÓMEZ LIZARAZO, Directivo