Webs Amigas

 

Suscríbete al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

 

 

 

Suscríbete al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

Luego de tu Paseo por Zapatoca, te espero en CORREVEDILE
Historia del Templo Parroquial de Zapatoca 

Carmen Rosa Pinilla Díaz - Secretaria General - Centro de Historia de Zapatoca

Carmen Rosa Pinilla Díaz - Secretaria General - Centro de Historia de Zapatoca

Para conocer el verdadero significado  de lo que representa el mayor tesoro  de nuestro  patrimonio histórico, como lo es el  hermoso relicario de la fe en la congregación de la gran familia de Dios, los zapatocas, vamos a mirar un poco bien atrás, miles de miles de años, cuando  el padre Dios le ordenó a Salomón la construcción del imponente Templo de Jerusalén, para tomar una idea exacta de lo que significa para el cristiano el lugar de concentración de todos sus afectos.

Si bien es cierto que el mayor templo del cristiano es su corazón, porque en él se encuentra la Divinidad, también es cierto que Dios bendice cuando “dos o más se reúnen en mi Nombre” y por esto el Padre pidió a su siervo la edificación de un templo de piedra, hecho por manos humanas, para reunir a su hijos dispersos en un solo aprisco, para que unidos en la fe y el amor, compartieran el pan y el abrigo.

Haga su donación a la Parroquia de San Joaquín de Zapatoca

Salomón duró siete años construyendo el Templo de Dios, donde Él  habitaría, Templo que fue bendecido por el mismo Señor, según lo atestigua  2ª Crónicas, 6, 11-16: “He escuchado tu oración  y he escogido este templo para los sacrificios…., en adelante escucharé con atención  las oraciones que se hagan desde este lugar, porque he escogido y consagrado este Templo como residencia permanente de mi nombre, siempre lo cuidaré y lo tendré presente…” .

Esto nos recuerda y nos observa la importancia de un lugar específico de oración para que la comunidad, unidos como hermanos en la fe, nos demos cuenta de que somos una inmensa familia, la gran familia de Dios.   Es tan importante conservar la hermosura y limpieza de la Casa de Dios, que Salomón lo construyó de acuerdo a medidas específicas, con el decoro y la majestuosidad que el mismo Señor le iba indicando, construcción que duró siete años.  

Ahora, la construcción de  nuestra casa de oración, no duró 7 años,  como el de Jerusalén, sino  29,  comenzando el 16 de enero de 1888, cuando el Dr. Francisco Becerra se dio cuenta que la que existía, desde 1784, ya no era suficiente para la feligresía; para que nuestros queridos hijos de Zapatoca, como igual nuestros amigos puedan apreciar mejor lo que hoy estamos haciendo, les daremos un pequeño recuento de lo que ha sido esta casa de oración, donde todos han sido bautizados, donde hemos despedido a tantos hermanos nuestros y donde, igual, diremos adiós al mundo cualquier, día en el infinito minuto de los siglos.

 

Cuando ya se había iniciado la construcción, y para que las gentes pudieran calibrar el tiempo para sus ocupaciones, al poco tiempo, en 1894, el Pbro. Francisco Becerra encarga a don Telmo J. Díaz la importación, a  Londres, del reloj, marca J.W. BENSON,  que ostentan las torres, y que es inaugurado el 31 de diciembre de ese mismo año, como bienvenida al año de 1895; la maquinaria de este reloj es digna de admirar.  Inicialmente era de dos caras: en 1950, el Dr. Silvestre Gómez, en un taller de Medellín, lo hace arreglar para las cuatro caras de las torres.

El 29 de enero de 1902, llega  a la ciudad el Dr. Antonio Vicente Arenas, quien dispone cubrir el dombo circular de la cúpula en láminas de cobre encargándolas a Londres.

En 1910, el Dr. Arenas importa de Alemania los vidrios y vitrales para la cúpula y la sacristía, que costaron $852. oro. En el mismo año, 1910, se inicia la construcción del imponente Altar mayor.

El Dr. Arenas, con el visto bueno del Arzobispo Bernardo Herrera Restrepo, hace  importar de Francia el Tabernáculo, por valor de $4.011.51 pesos en oro. De este Tabernáculo sólo existen tres en Colombia: el de la Catedral Primada, en Bogotá, uno en Boyacá, y el nuestro.

En 1912, se levanta el hermoso altar a Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro, por el ebanista, Sr. Carlos J. Gómez. La máquina con la que se levantaron las grandes y pisadas piedras para la construcción del templo aún existen, reparadas recientemente el por Pbro. Gonzalo Córdoba, cuando hizo la Capillita a María Auxiliadora.

El trabajo duró 29 años; la única fecha en que se suspendió fue el 15 de noviembre de 1899 por el combate que se libró entre los revolucionarios atrincherados en las torres durante la Guerra de los Mil Días.

El hermoso Templo fue inaugurado el 14 de enero de 1917 por el Sr. Obispo, origen Zapatoca, Dr. Antonio Vicente Arenas.

El Pbro. Gil Antonio Serrano le correspondió dar los últimos toques al imponente edificio construido a  la gloria de Dios, pero cometió el error de barnizar con barro y pintura los muros interiores, tapando la piedra labrada que le daba tanta majestuosidad.

Pintura de Nelly Trujillo

El valor total de la construcción,  junto con los ventanales y los vitrales de la cúpula del Templo, en esa época, 1912, fue de  $88.884.35 en pesos oro; si pudiéramos hacer un cálculo, con las variaciones que durante la historia ha tenido el oro en Colombia, nos asombraríamos de la enorme cantidad en  pesos actuales, de lo que costó, en ese entonces, la edificación del tesoro de nuestros recuerdos.  

Pero, como todo en la vida se va deteriorando poco a poco, llegó la hora, queridos hijos y amigos de zapatoca, de darle un nuevo look, por llamarlo así, a este hermoso rincón de nuestras añoranzas, aprovechando la presencia en nuestro terruño de este incansable líder, como lo es nuestro párroco, el padre JUVENAL LANDÍNEZ PORRAS, entusiasta restaurador de nuestro patrimonio; ya hemos visto, por fotografías que todos conocemos, cómo cambió la cara de nuestro augusto cementerio, que no desmerece en nada a los Jardines del Recuerdo de las grandes ciudades; cuando llegamos a ese sitio, divaga nuestra mente por esos lares pensando, “¿cuándo será ese cuando y esa dichosa mañana, que nos traigan a vivir a nuestra nueva cabaña?”, porque la verdad, amigos, da gusto ir a visitar a los que nos precedieron en el sueño tranquilo de los años y comprobar lo hermosa que está la que será, y talvez en tiempo no muy lejano, nuestra nueva casa.  

Vitral de la Iglesia San JoaquínPero dejemos la nostalgia a un lado y regresemos al presente, a nuestro Templo Parroquial: la remodelación total, en reparchada, arreglos de los techos, cemento y pintura, incluyendo los hermosos vitrales que están siendo elaborados por manos colombianas, tiene un valor aproximado, de ciento sesenta millones de pesos, $160.000.000.  

Los solos vitrales, cuyas fotografías ya han estado circulando, valen CIENTO VEINTICINCO MILLONES; haciendo estudios hemos pensado en la posibilidad de reunir a mil personas,  para que cada una de ellas aporte CIENTO VEINTICINCO MIL PESOS, $125.000 y así completar el valor más alto, que son los vitrales. Si analizamos la enorme influencia que Zapatoca ha ejercido a través de su historia, en todos los ámbitos del mundo y la cantidad de hijos y amigos que tenemos por todos los rincones del Planeta, no es descabellada la idea de reunir, no 1.000, sino a cientos de miles, pero muchos miles de patriotas nuestros que nos colaboren en esta magna y hermosa obra.

El padre Juvenal, promotor de este interesante desafío, no solamente ha sido el autor, tanto de la remodelación del cementerio, sino también de la belleza de cómo se encuentra actualmente nuestro, otrora Salesiano, el hoy el imponente edificio del Instituto Técnico Santo Tomás, donde el mismo Presidente Uribe Vélez, cuando celebró el Concejo Comunal en nuestro pueblo, él mismo ordenó a las cámaras televisivas que pasaran sus lentes sobre la estructura, porque no había visto un edificio público tan hermoso, como en el que en ese momento, se encontraba. ese.

Otra obra que todos debemos agradecer a nuestro Párroco, fue el interés demostrado en la construcción del puente sobre la quebrada Chivirití, que ningún gobierno había querido edificar y que tanta falta estaba haciendo para la unión de los pueblos vecinos, con la vía principal hacia la capital del país.

 

Amigos, cuando Dios disponga llevarse al padre Juvenal de Zapatoca,  él no se llevará nada de lo que haya hecho en relación con las obras de embellecimiento de nuestro municipio, todo se quedará para beneficio de propios y extraños, de modo que es garantía absoluta de que todos los donativos que los hijos y amigos zapatocas podamos hacer a beneficio de las obras que él encabece, -en este momento nuestro templo parroquial-, se quedarán acá, porque él, lo único que se llevará, serán sus objetos personales, pero ni el templo, ni el cementerio, ni  el colegio, ni el puente se lo podrá meter al bolsillo: él se llevará únicamente en el recuerdo, el agradecimiento de  todo el pueblo de zapatoca.

Quiera Dios que después de remodelado el Templo, pueda seguir con  el parque Francisco de Benavides, el de los Fundadores,  que bien merece que él, como líder indiscutible a favor de Zapatoca, le cambie un poco la imagen que tiene en la actualidad, ¿no les parece?  

Los donativos los pueden hacer a la CUENTA CORRIENTE No. 6048000354-4 Del  Banco Agrario de Colombia.

Dios bendiga a todos los que aporten un granito de arena a la remodelación de la Casa de Oración de todos los zapatocas-.

¡Adelante, noble ciudad!, y así podemos exclamar con Eustacio, el jugoso escritor napolitano, “ánimo niño, así se va hasta el cielo”. Es muy justo, que esta hermosa ciudad, cuando podamos reinaugurar su suntuoso templo,  se vista de gala y a rítmico palpitar de los corazones, sus hijos que la festejan, lancen a los cuatro vientos su canto de victoria.

Ojalà que muchas poblaciones de Colombia, sigan la estela luminosa que va dejando este afortunado pueblo, a fin de que podamos exclamar con el irlandés O'Connell: “Sea mi patria como lo  merece: grande, gloriosa y libre, la primera flor de la primavera y la perla más fina de los mares”. 

Muchas gracias.

Suscríbate al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

Suscríbase al GRAN BOLETÍN DE AMIGOSCada 15 días te enviamos a tu correo los nuevos temas de ZAPATOCA.COM, con regalos, con sorpresas y con el cariño ZAPATOCA que llega a más de 10.000 suscriptores activos.

Llena con tus datos el siguiente formulario y de inmediato recibes un correo que te invita a CONFIRMAR que solicitaste la suscripción, mediante un clic en un enlace que aparece en el mensaje. Asegúrate de escribir correctamente tus datos, en el siguiente formulario.

En cada boletín que recibes, en caso de que NO quieras seguir recibiéndolo, conservas el derecho de DARTE DE BAJA de manera automática y sin trámites molestos. De nuestra parte, procuraremos que su contenido sea agradable para conservar la oportunidad de que no te desuscribas.

Si no entiendes la palabra anterior, click aquí
:
:

Powered by GetResponse email marketing software

 


ANUNCIE SU EMPRESA EN EL GRAN BOLETÍN DE AMIGOS


Queremos Ayudarte a Encontrar lo que Buscas

 Si llegaste al presente tema mediante la búsqueda en Motores (Google, Yahoo, Live, Altavista, etc.) y no te satisfizo lo que acabas de ver, para tu comodidad te brindamos a continuación el Buscador de Google. Échale un vistazo a las Webs Amigas que en ocasiones también pueden tratar el tema que estás buscando.

Gracias por tu visita a ZAPATOCA.COM. Esperamos que haya sido de tu agrado y esperamos tu pronto regreso.

Google
 
 

Antiguo Parque de Zapatoca Parque Actual de Zapatoca visto desde una de las Torres de la Iglesia de San Joaquín (2008) Saulo Toledo Plata, Presidente EULALIA SERRANO ARDILA, Tesorera LIBARDO LEÓN GUARÍN, Fiscal CÉSAR ARDILA GÓMEZ, Vice-Presidente MARIO GÓMEZ LIZARAZO, Directivo