Webs Amigas

 

Suscríbete al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

 

 

 

Suscríbete al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

Luego de tu Paseo por Zapatoca, te espero en CORREVEDILE
BREVE HISTORIA DEL BORDADO A MANO EN ZAPATOCA

Lolita Gómez de TamayoSegún las memorias de Lolita Gómez Viuda de Tamayo - Desde Zapatoca, Colombia

Mi hija Clara ha leído con gran interés los extractos del “Libro azul de Colombia” sobre la industria en Zapatoca a principios del siglo XX; gracias al artículo publicado por Guillermo Suárez Gómez en la página web de Zapatoca.  

Es triste ver como grandes industrias pero especialmente  artes manuales  han poco a poco desaparecido.  Valdría la pena preguntarse cuanta gente sabe ahora hacer aquí sombreros de Hipa o de Panamá como son mejores conocidos y codiciados en el mundo entero. 

Igualmente cual de nuestros hijos  puede diestramente hacer un tabaco siguiendo el proceso de principio a fin como se hacía hasta hace unos treinta años.  Es una pena que con el tiempo estas habilidades que de una forma u otra han ayudado a sustentar  el pueblo se vayan acabando hasta quedar sólo en historia.  Soy de la firme opinión de  que si alguien sabe un arte no muere de hambre. Sería lamentable que mis tatararanietos leyeran con nostalgia un día sobre la industria del bordado que “existía en Zapatoca hace unos tantos años…”.

Es por eso muy importante que hagamos lo posible por perpetuar e impulsar el valor que tiene la obra de mano pero ante todo que no dejemos morir estas técnicas que en muchas ocasiones han llegado a identificar a un pueblo.

A continuación haré una breve reseña de lo que, de acuerdo a mi ya gastada memoria y antes de que se ponga peor ha sido la industria del Bordado a Mano en Zapatoca.

Posterior a la muerte de mi esposo pasé las duras y las maduras para poder  sostener la familia que me quedaba de seis bocas necesitando comida ropa y estudio.  Después de un negocio de víveres fallido tuve que ingeniármelas para buscar el pan de cada día y así fue como puse en uso mis pocos conocimientos de diseño y mis dotes de negociante. Muy animada y con gran esperanza traté de vender algunas prendas de bebé que yo misma había diseñado. Sin embargo con seis muchachitos que cuidar  y uno que por su condición de discapacidad necesitaba cuidados especiales, dicha labor se hizo imposible y pronto tuve que abandonar el sueño de convertirme en una negociante acomodada.

 

Esta fue sin duda la época más dura de mi vida pero admito que, fue también entonces cuando mejor  pude apreciar la generosidad de mucha gente en Zapatoca; entre ellas la Hermana Pastora, (que muchos recuerdan mejor por sus pepitas homeopáticas, su acento antioqueño y su gran vozarrón al que sólo le igualaba su gran corazón). Un día hablándole de las calamidades que estaba pasando para sacar la familia adelante  le conté que sabía bordar, tenía algún concepto de diseño y había hecho algunas prenditas con el objeto de comercializarlas sin mucho éxito. Muy pronto me ofreció trabajo enseñando a las chicas en el colegio de la Presentación. 

Bordado a manoEn ese momento tal oportunidad  fue para mí como maná caído del cielo.  Iba al colegio  tres tardes por semana y les enseñaba las diferentes puntadas del bordado con el mismo entusiasmo con que las chicas aprendían. Esto representó una gran ayuda económica aunque no recuerdo exactamente que dinero me pagaban por mi enseñanza.  Pienso que fue a partir de entonces cuando empieza el proceso en el cual el bordado toma auge en este pueblo.

Unos meses  mas tarde, en Octubre de 1976  Don Gustavo Escobar vino a Zapatoca (si no estoy mal comercializando aceites comestibles). Este hombre jovial, de espíritu optimista y listo para cualquier oportunidad de negocio, vino al colegio una tarde.  La verdad no sé por qué razón pero como siempre Dios sabe como hace sus cosas.  Siguiendo con el cuento… se nos acercó y vio lo que las chicas estaban haciendo.  Charlamos durante un rato y me comentó que su mujer quería empezar algo en la industria de la confección y prometió que hablaría con ella para ver que opinaba de la idea de empezar algo.

Dos semanas más tarde regresó con su esposa y yo les enseñé los asoleadores y delantalcitos que había diseñado. Quedaron muy entusiasmados y prometiendo que me enviarían algo se marcharon.  Unas  semanas después llegó la  primera encomienda, un paquete que recuerdo muy bien, contenía tres docenas de baticas para bebitas de seis meses aproximadamente.  Con gran esmero trabajé casi día y noche hasta terminarlas.  Una vez  devueltas y examinadas en Bucaramanga me llamaron de Telecóm para contestar a una llamada.  En ese entonces muy pocas casas tenían teléfonos fijos y menos en San Vicentico donde yo vivía, por eso  había que acudir a las cabinas que estaban cerca de la calle Real.  Las noticias fueron muy alentadoras; les había gustado el trabajo y enviarían más. Así fue como empezó la empresa Creaciones Mis Bordados en Bucaramanga, que hoy en día da trabajo en Zapatoca a más de cien bordadoras.

Recuerdo que simultáneamente enviaban bordado de una señora llamada Irene de Bucaramanga el cual estaba a cargo de Osana León de Plata y también La señora Clemencia de García aquí en Zapatoca había empezado  un proyecto también confeccionando prendas para bebé  pero pronto se fue a vivir en Bogotá y el proyecto se acabó.  Esta es otra parte de la historia que no sé muy bien y que vale la pena y otros la saben la escriban para completar el rompecabezas.

Con la poca gente que ya había aprendido el arte del bordado de aro se fue expandiendo el aprendizaje. A veces por las tardes se reunían hasta 15 señoras en mi pequeña casa en San Vicentico aprendiendo a bordar  En ese entonces en muchas casas no había electricidad y gran parte del trabajo era realizado en las noches a la luz de la vela y contando historias de terror y espíritus para mantener a la gente despierta.   Con el tiempo el bordado de Zapatoca se fue dando a conocer y el producto  adquirió fama por su calidad, especialmente  la delicadeza de las prendas. 

Mis Bordados al igual que otros confeccionistas empezaron a establecerse en el mercado. Inicialmente a nivel nacional pero con el tiempo y gracias a las buenas  condiciones,  se dieron a conocer internacionalmente siendo  Venezuela y Puerto Rico los primeros países para los cuales se exportaba la producción. Con el tiempo EE. UU. y Europa incluyendo Gran Bretaña empezaron a apreciar la calidad de las prendas producidas en Bucaramanga. Con esto  se alcanzaron nuevos vínculos comerciales que trajeron bonanza a las empresas y trabajo constante a las bordadoras.

Durante estos treinta y tantos años, se han beneficiado de esta industria innumerables familias. Amas de casa la mayoría de muy pocos recursos económicos y en muchos casos con una familia numerosa que levantar, han podido con gran esfuerzo no sólo cuidar de sus hijos sino también mantenerles y darles una educación. Debería utilizar el término bordadores ya que no debo olvidar que varios muchachos empezaron también a “echar aguja” para poder ayudarse y contribuir a sus familias.  Muchas chicas pudieron terminar sus estudios de bachillerato gracias al continuo flujo  del bordado. Eso sí aparte de estudiar tenían que trabajar largas horas para ganarse sus pesitos.

 

Con el tiempo y gracias a la confianza que tanto la empresa e Bucaramanga como yo  habíamos creado dentro de los diferentes comerciantes logramos que algunos les otorgaran crédito a las bordadoras. Establecimientos como por ejemplo la droguería Zapatoca, donde podían al menos obtener articulos de primera necesidad como son las medicinas.  A todos ellos les estaré siempre muy agradecida pues nos aportaron sus servicios y confianza  ayudándonos en momentos de gran necesidad o angustia.

El año pasado, después de colaborar por 32 años con Mis Bordados fue mi tiempo de jubilarme. Al principio como todos los que culminamos este periodo, extrañaba el contacto con la gente, sin embargo ahora puedo gozar mis días sin mayores preocupaciones y dedicar un poco más tiempo a la familia, algo que es verdaderamente difícil cuando se tiene un trabajo de tiempo completo.

Quizás ésta sea la única oportunidad de expresar;  que me siento muy orgullosa de haber sido uno de los pilares que han sostenido este arte el cual  económicamente ha contribuido al beneficio de tantos. Puedo decir que; no sólo actué como jefa sino  que contribuí de alguna manera a mitigar o mejor minimizar las penurias diarias que pasaban quienes me colaboraron. Para muchas fui la amiga que les tendió la mano en momentos de necesidad, les ayudó a solucionar problemas o quien posiblemente les ofreció consejos que les llevaron tomar decisiones trascendentes en sus vidas.   

Desafortunadamente En Zapatoca  no existen estadísticas donde se pueda cuantificar el número de personas que han trabajado en este sector durante estas tres décadas  debido a que es una industria casera.  Tampoco se puede decir a ciencia cierta que ingresos ha generado; o cómo estos ingresos han impactado en la economía del pueblo. El único dato es que; en la actualidad  alrededor de mil personas  se mantienen gracias a esta rama. Por lo tanto es necesario que hagamos lo posible porque continúe pero ante todo que esta forma de  arte no se pierda. 

Que forjemos generaciones futuras con amor y aprecio a la mano de obra  y que no por el cansancio de quienes tuvimos que sostener a nuestras familias a través del bordado lo miremos con desarraigo. Es mi sueño que un día nuestro hermoso pueblo sea reconocido como la cuna del bordado a mano en Colombia. 

 

Suscríbate al GRAN BOLETÍN DE AMIGOS

Suscríbase al GRAN BOLETÍN DE AMIGOSCada 15 días te enviamos a tu correo los nuevos temas de ZAPATOCA.COM, con regalos, con sorpresas y con el cariño ZAPATOCA que llega a más de 10.000 suscriptores activos.

Llena con tus datos el siguiente formulario y de inmediato recibes un correo que te invita a CONFIRMAR que solicitaste la suscripción, mediante un clic en un enlace que aparece en el mensaje. Asegúrate de escribir correctamente tus datos, en el siguiente formulario.

En cada boletín que recibes, en caso de que NO quieras seguir recibiéndolo, conservas el derecho de DARTE DE BAJA de manera automática y sin trámites molestos. De nuestra parte, procuraremos que su contenido sea agradable para conservar la oportunidad de que no te desuscribas.

Si no entiendes la palabra anterior, click aquí
:
:

Powered by GetResponse email marketing software

 


ANUNCIE SU EMPRESA EN EL GRAN BOLETÍN DE AMIGOS


Queremos Ayudarte a Encontrar lo que Buscas

 Si llegaste al presente tema mediante la búsqueda en Motores (Google, Yahoo, Live, Altavista, etc.) y no te satisfizo lo que acabas de ver, para tu comodidad te brindamos a continuación el Buscador de Google. Échale un vistazo a las Webs Amigas que en ocasiones también pueden tratar el tema que estás buscando.

Gracias por tu visita a ZAPATOCA.COM. Esperamos que haya sido de tu agrado y esperamos tu pronto regreso.

Google
 
 

Antiguo Parque de Zapatoca Parque Actual de Zapatoca visto desde una de las Torres de la Iglesia de San Joaquín (2008) Saulo Toledo Plata, Presidente EULALIA SERRANO ARDILA, Tesorera LIBARDO LEÓN GUARÍN, Fiscal CÉSAR ARDILA GÓMEZ, Vice-Presidente MARIO GÓMEZ LIZARAZO, Directivo